Las 10 reglas de la invitada perfecta

Cuando nos invitan a una boda lo primero que pensamos es…¿qué me pongo?¿voy de largo o de corto?¿llevaré pamela o tocado?.

Debemos de tener en cuenta a la hora de elegir nuestro vestuario que se deberán de respetar algunas reglas básicas de protocolo, y si puede ser con un poco de estilo, mejor. Para ello os dejamos este post, cuya información hemos recopilado del blog de Marie Claire y de un post de ABC realizado por Maira Álvarez sobre protocolo para que podáis ser

La invitada perfecta

1-PAMELAS Y TOCADOS

De día puedes llevar lo que quieras y del tamaño que quieras. Por la noche, olvídate de las pamelas y lleva tocados pequeños. Igual que los hombres no pueden quitarse la corbata durante el convite, las mujeres no deben quitarse jamás el tocado que lleven sobre la cabeza, así que piénsalo bien antes de decidirte a comprar esa pamela con esa pluma tan chic que mide veinte centímetros….  Tendrás que soportarla durante toda la velada. Recuerda esta norma: si molesta, es que has elegido mal.

2-LARGO O CORTO

Si la boda es de día, solo pueden ir con vestido largo la novia y la madrina. De noche, puedes llevar el vestido que más te guste; siempre que no sea minifalda. El dress code para monos y pantalones no varía. Siempre son un acierto. Los monos, con un discreto cinturón que resalte las curvas, están muy de moda en primavera. El pantalón debe ser ancho, y con mucha caída. Se debe acompañar de una blusa y una chaqueta entallada. Hay que jugar con los complementos para feminizar este conjunto: unos buenos tacones siempre ayudan.

3-CON MANGAS O SIN MANGAS

Las madrinas y las madres, mejor con mangas. Aunque cada vez es más habitual ver vestidos con manga 3/4 o larga del todo en invitadas.

4-BOLSO

El bolso siempre, pero una cartera pequeña o un clutch. Algo muy habitual es querer combinarlo con los zapatos. Es un ERROR.

5-NADA DE LENTEJUELAS Y PIEDRAS

Olvídate de brillos, piedras, lentejuelas o similiar. Con eso irías perfecta a una fiesta, pero nunca a una boda. Llamarías demasiado la atención, y no hay que olvidar que ese día es de la novia.

6-JOYAS

Recuerda que “menos es más”. Con un vestido de cóctel, lo más elegante es no llevar reloj, al menos que sea de los llamados “reloj joya”

7-BLANCO Y NEGRO

El blanco es un color que se reserva para la novia, así que hay que evitar vestir de este color o similares: beige, blanco roto, tizas…
Una boda es una fiesta, y el negro es un color más reservado para los funerales. Si es una ceremonia de día, queda prohibido tajantemente. Si es una boda de tarde- noche, se puede llevar un vestido negro pero con detalles que lo “alegren” como son complementos en colores vivos que le resten seriedad.

8-LOS ZAPATOS

Un poco de tacón aporta un plus de feminidad y sofisticación a cualquier conjunto. Si no soportas los tacones, o no los llevas en tu vida diaria, no te subas a zapatos con tacones de más de 6 u 8 centímetros porque a la media hora, tu vida se va a convertir en una tortura. Casi mejor opta por zapatos con tacones anchos (no plataformas) o con un poquito de cuña.
Si por el contrario no puedes vivir sin tacones, piensa que en una ceremonia de día y eclesiástica, tampoco es demasiado adecuado que te presentes con stilettos de aguja de doce centímetros… si el cóctel se celebra en un césped, o en un suelo empedrado, tienes muchas papeletas de convertirte en la anécdota de la boda.

9-LLEVAR SIEMPRE MEDIAS

Aunque haga calor, se puede optar por llevar medias de verano, que son casi imperceptibles y mejoran el tono de la piel y tapan varices y venitas.  Con zapatos de tacón o salón, nunca hay que llevar las piernas desnudas.

10-ADECUARSE AL TIPO DE CEREMONIA

La etiqueta dicta normas diferentes para una ceremonia civil y para una religiosa. Tampoco es igual casarse de día que de noche. Desde luego, si los novios exigen un vestuario preciso, hay que seguir siempre su petición (recuerda que es su día, no vayas a destacar tú… por desobedecer). Si tienes dudas de vestuario, lo mejor es preguntarle directamente a la novia, ella en su cabeza tendrá una idea muy precisa de cómo quiere que vayan vestidos sus amigas y familiares.
Si la boda es religiosa, requiere un mayor recato y respeto. Deberás evitar los escotes, las espaldas descubiertas o los hombros al aire.

Y no nos podemos olvidar de los invitados masculinos. En nuestro próximo post os aportaremos ideas y reglas de protocolo para ser el invitado perfecto.

No os lo perdáis!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.